ActualidadGrupos

Blue prize, pure truth

El EP debut “Honestidad” exprime el jugo de la música underground y lo combina con la sinceridad de un mensaje con las florituras justas, limitadas al artwork de Edu Xcess y Samuel Orea.

La apuesta emergente suele tener -casi siempre- al individuo como máximo exponente en la creación artística. De la falta de recursos, medios y un respaldo en el que recostarse surge la sinceridad de quien no tiene nada pero lo anhela todo, como si el modo de expresarse o comportarse fuese el único motor que los pudiese alzar.

Blue Prize, Cristian Cárdenas, conforma el origen de Blue Prize, a falta de majors y después de algún tiempo observando el funcionamiento de la industria. “Siento que en la escena underground para ser ‘alguien’ tienes que compartir a todo el mundo en tu perfil, buscar un poco de atención mediante publicaciones vacías, incluso si no te gusta lo que hace ese artista. Tienes derecho a decir que algo no te gusta y parece que se nos olvida, más siendo una ciudad donde todo el mundo se conoce. No todo lo underground es bueno”, explica.

Lo del seudónimo le viene de Moonlight (2016), la película, de la que extrapola el concepto de una persona como un tesoro para aplicárselo a sí mismo. Como en el antropocentrismo, él está en el centro de su obra -desde la creación hasta el mensaje-, metaforizando su existencia en una joya azul y brillante un poco blue, un poco triste.

El primer EP de tres canciones, “Honestly”, con el que debuta en Spotify, está plagado de letras de superación propias del género en el que se autoconvence y promete (a sí mismo y a los otros) que su “Don” -canción de apertura- es la música, llegando al ciclo de cierre con “Pequeño Gigante”, que acopla un mensaje nostálgico con otro en el que se muestra confiado e imparable. “Nena 10”, por su parte, se aleja del drill similar de las otras para provocar un entreacto de calma en el que aparecerá el tópico del amor y un último baile de despedida.

El bodegón más minimalista y honesto se ha conformado por una naranja sobre un fondo blanco limpio, puro, sin distracciones, a cargo de Edu Xcess y Samuel Orea. “Honestidad” exprime el jugo de la música underground y lo combina con la sinceridad de un mensaje con las florituras justas, limitadas al artwork. En este, se pelean por el protagonismo la acidez y la simplicidad entre tipografías -Cirka Light y Monsieur- y ritmos híbridos entre el afrobeat, el hip-hop y el reggaeton, marca de un futuro musical que promete “más música para viajes”.

El éxito, algo de lo que se suele hablar cuando eres pobre y, por tanto, no llegas al mainstream, lo entiende al rodearse de gente que le aconseje y le acompañe (entre ellas, menciona a Iasmina Tantau). Para lo demás, apunta, “la música hablará sola”.

Laminero revive la música en Zaragoza con Fresquito y Mango a la cabeza

Artículo anterior

Sesión de espiritismo: The Plug

Siguiente artículo

¿Te has quedado con hambre?

Comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *