ActualidadArteGrupos

Germina la segunda edición de El Bosque Sonoro

El evento estival, que se celebrará entre el 1 y 4 de julio en la localidad de Mozota (Zaragoza), combina naturaleza, música y gastronomía compostable

Ha hecho falta que vengan tres animales autóctonos para que ciudad y naturaleza se den una tregua. El zorro, el búho y el conejo -antropomorfos- han plantado hoy en la azotea de La Zaragozana, la antigua Fábrica de Cervezas Ambar, la semilla de lo que será la segunda edición del festival El Bosque Sonoro. Esta iniciativa autogestionada por los 60 vecinos de Mozota, un pueblo a 26 kilómetros de Zaragoza, ha tratado de transmitir un mensaje que tiene mucha teoría pero poca práctica.

Fotografía por Jaime Oriz

El Bosque Sonoro no tiene nada que ver con el concepto más urbanita de festivales masivos, ni en número de asistentes, ni en número de residuos. “Los refrescos se sirven en botella, la pajita es de papel y todo es 100% compostable gracias a materiales hechos a partir de fibra de azúcar. No es un greenwashing, nosotros hemos nacido así”, ulula el búho. Esta propuesta de desarrollo rural, que les salva de encasillarse dentro de la “España vaciada”, se nutre de la cultura e iguala en su cartel a cantantes y patrocinadores gastronómicos. What does the fox say?: “La oferta gastronómica -que pudimos catar en el evento- renuncia del foodtrack y la pizza congelada y apuesta por los productores independientes. Ninguno de los productos ha salido de un oscuro laboratorio sino de los campos de Mozota y otros de la península”.

Los otros: Lagueruela, Deleitosa, Escalonilla, Ribatajada, Fitero, Vielha… La maratón de pueblos nacionales se fundirá en un escenario a las orillas del Huerva entre el 1 y 4 de julio. Marta De Santos, Directora General de Cambio Climático del Gobierno de Aragón; Rosana Sanz, Concejala de Cultura de Mozota; y Enrique Torguet, Director de Comunicación de Ámbar, se ponen de acuerdo en insistir en la importancia que ha supuesto la ayuda brindada por los botellines de Ámbar. “Los ciudadanos y espectadores son fundamentales porque faltan ayudas, necesarias para que se le dé a la cultura el valor que tiene y más en el mundo rural, siempre partiendo de las necesidades de los vecinos”, expuso la concejala, sin cabeza de animal.

La Habitación Roja fue el aperitivo musical de los otros nueve artistas y grupos que completan el cartel- Novedades Carminha, Mediapunta, Viva Suecia, Niños Mutantes, Iseo&DodoSound, Irregular Roots, La Pegatina y Samba da Praça- junto a un invitado adicional, exclusivo de la presentación: ½  de Tachenko. Diez apuestas que podrás, por fin, bailar sin la posibilidad de sentar el culo en los llamados “nidos”, que van en grupos de dos a seis personas.

La Habitación Roja, fotografía por Jaime Oriz

Como previa al verano, El Bosque Sonoro organiza el 29 de este mes un concierto en La Alfranca en el que deja ver su faceta más silenciosa y respetuosa con el entorno, ya que la música será escuchada por auriculares inalámbricos, minimizando el impacto acústico.

Como un adelanto de su plan de reforestación, el evento culminó con un obsequio, un pequeño trozo del Bosque. En este sentido, los promotores se han adelantado a las tres metas que “hay que lograr en vida” -escribir un libro, tener un hijo y plantar un árbol-, y, por cada entrada vendida, se sumará vegetación a la riqueza de especies del ecosistema de Madagascar.

Fotografía por Jaime Oriz

Marcos de feminidad con Hugo Lázaro

Artículo anterior

Despertar para Comenzar

Siguiente artículo

¿Te has quedado con hambre?

Comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *